miércoles, 24 de junio de 2009

historia de la cruz de mayo

La festividad de la Cruz de Mayo se celebra en Venezuela todos los años desde tiempos de la colonia, traída por los sacerdotes y conquistadores españoles, que celebraban el 3 de mayo el hallazgo de la cruz donde murió Jesús por parte de Santa Elena, madre del emperador Constantino. Hoy en día se ha convertido en una de las tradiciones más arraigadas en el imaginario popular venezolano, a la que se le ha añadido elementos indígenas y afrovenezolanos, propios de las distintas regiones del país, por lo cual la devoción española de los Velorios de la Cruz de Mayo se repiten año tras año para, entre otras cosas, propiciar buenas cosechas.



El velorio de cruz de mayo es una de las manifestaciones culturales más ricas del Oriente venezolano. Se ha transmitido de generación en generación desde la colonia, mezclándose con aportes indígenas y africanos.
Es la celebración en la cual la Iglesia Católica recuerda el hallazgo del madero en el cual murió Jesucristo, en el año 324. Sin embargo, en Venezuela ha evolucionado y se ha convertido además en un velorio, un ritual para propiciar buenas cosechas (por el comienzo de la época de lluvias), y una forma de pedirle a la virgen su protección durante el resto del año.
El día de la cruz es el 3 de mayo. Sin embargo, en nuestro país esta celebración se lleva a cabo durante todo el mes, en el Oriente, Centro y Occidente del país. Los únicos estados donde no se celebra son Mérida, Zulia y Táchira.
La celebración proviene de nuestros ancestros, quienes al llegar el mes de mayo, adornaban la Santa Cruz con las primeras flores del año como ofrenda para obtener buenos frutos. En nuestro país, se siguió con esta tradición de vestir a la cruz como vínculo con la tierra y las lluvias. Pero con el paso del tiempo, la celebración se convirtió en sinónimo de fiesta. Incluso hay gente que lo llama “bailorio”, en lugar de velorio. Estas fiestas van acompañadas de distintas manifestaciones musicales de la región como son los galerones, punto y llano, fulías, malagueñas, romances y tonos. Los instrumentos utilizados son: cuatro, mandolina, guitarra, tambor cuadrado, maracas y acordeón. Se reparten también bebidas y dulces típicos. La música, los rezos, la comida y demás elementos varían de acuerdo a la región.





Al velorio concurren los miembros de la comunidad, personas devotas y cantantes populares que se agrupan espontáneamente, los mismos interpretan la salve y otras décimas. La duración del velorio está dada por el deseo de los organizadores, se utiliza el cuatro como instrumento musical y puede usarse más de uno.
La cruz y el altar son previamente adornados con flores, lazos, velas e imágenes de santos para la celebración. En esta celebración se reparten chicha, café, dulces y hasta comida.



1 comentario:

  1. Gracias por colocar una fotografía mía y de mi página web en vuestro blog, concretamente la ultima de este post, pero os pediría que citáseis la fuente de la misma, o sea, www.ciudadjardinmalaga.es

    Saludos

    ResponderEliminar